#5 Plop Tableros: jugar, imaginar y estimular.

Victoria es quien está detrás de la producción de Plop Tableros, inspirados en la filosofía Montessori. Cada tablero cuenta con elementos de la vida cotidiana para estimular la atención, motricidad, exploración, concentración y propiciar el juego libre de pantallas interactivas.

 

 

Victoria Salvarezza tiene 33 años, es psicóloga y oriunda de Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Allí vivió hasta el 2004, año en el que decidió mudarse a Rosario para formarse como profesional. “Cuando llegue a Rosario era un mundo nuevo para mí porque venía de una ciudad más chica en donde nos conocíamos todos y todo era familiar para mí. Haber venido acá fue un gran desafío”, cuenta Victoria y agrega: “Terminé adoptando a Rosario como mi ciudad para vivir y construir mi familia”.
Además trabajó 7 años en un centro para chicos con discapacidad haciendo distintos talleres. “Me gusta mucho crear, la naturaleza y trabajar con chicos”, comenta.

Los Tableros Plop son creados en madera, con elementos no tóxicos y aptos para niños a partir de los 8 meses sin límite de edad.
¿Cuándo “nació” y cómo surgió la idea?
Trabajando en el centro armé una sala sensorial para los chicos y les hice tableros para colgar en la pared, con el fin de poder tener actividades específicas para cada uno de ellos y que les fueran útiles en su desarrollo. Había un tablero de texturas, para sentir los distintos materiales, otro que tenía trabas para abrir y cerrar cremalleras, y atar cordones. Lo hacíamos como juego pero a su vez con el fin de que ellos puedan adquirir esas habilidades. A partir de esta sala sensorial y que los resultados obtenidos eran buenos, empecé a pensar en mi hijo, y le arme un tablero con maderas que tenía en casa. Ví que ese tablero se transformaba en muchas cosas para él y empecé a sentir las ganas de apostar a lanzar una marca con este producto.

¿Cómo elegiste el nombre de la marca?
Viene de una canción que cantaba con Juani, mi hijo, acerca de un sapito que al saltar los charcos hacía “plop” y me gustaba. Lo empecé a pensar como nombre del emprendimiento tomando la metáfora de “dar el salto”, por las dudas o el miedo, los comentarios de la gente. Fue dar el salto y animarme. Decidí lanzarme siempre con el apoyo de mi familia y fui a una feria en noviembre de 2019, justo comenzaba la época de las fiestas y fui a varias ferias. Tuve una respuesta super favorable de la gente y ese fue el empujón para decir “sí, vamos por acá”. Cree la cuenta de Instagram y fui aprendiendo sobre la marcha, finalmente todo se fue dando de a poco y motivada. Me gusta mucho producir artesanalmente.

¿Cómo pensás el diseño de los tableros?
Hay un tablero que es de tamaño rectangular, extra large, mide 50×60 cm y tiene 13 actividades. Me gusta darle la opción a quien viene a comprar de elegir lo que se adapte para cada niño, pensando en la multiplicidad de infancias, de subjetividades, más allá de la edad. Quizás a un niño de 2 años le encanta apagar y prender la botonera de la luz y a otro no, o el enhebrado y atado de cordones para un niño de 1 año, todavía es pequeño para eso, porque es una destreza motora que adquieren de más grandes, pero quizás se engancha jugando e inventa otra cosa. Me gusta saber sobre el niño y sus intereses, y en base a eso crear el diseño. Tengo tableros establecidos pero cada uno puede diseñar el tablero como quiere.

 

 

¿Qué incluyen los tableros y qué formas y colores elegís?
Tengo tableros en forma rectangular, que son tamaño extra large y traen 13 actividades, a diferencia de otros que son casitas, con 8 actividades, incluido el “spinner”, que a todos les encanta, hasta a los grandes. Trae una luz led y las actividades varían porque se eligen. También hay tableros con forma de colectivitos con 7 actividades y pescaditos con 6. Además tenemos mini tableros que traen entre 4 y 5 actividades.

Me manejo en 3 gamas: amarillo, verde esmeralda y rosa vintage. Son colores que a mí me gustaban y decidí tenerlos como opción para los tableros. No quería que fueran colores tan llamativos porque lo que me interesa es que las actividades sean atractivas.

¿Agregaste productos nuevos en los últimos meses?
Hace una semana atrás lancé una nueva propuesta para trabajar las emociones con los niños. Me pareció que en el marco de Covid-19 y cuarentena venía muy bien, porque en el consultorio, charlando con amigas y de mi propia experiencia como mamá, veía que en los niños tuvo un gran impacto estar aislados y no poder ver a sus amigos, no ver más a sus seños y sus compañeritos.
Me pareció que era una buena herramienta y soporte lúdico para poder trabajar lo que a los niños y a nosotros también como adultos nos iba pasando. También desmitificar las emociones que son catalogadas como «buenas” o “malas», muchas veces asociadas a colores, por lo general siendo los oscuros, los asociados a la tristeza, miedo y angustia, en contraposición a los colores claros como alegres y emociones que están catalogadas como “buenas” o “positivas”, como la alegría, sorpresa y enamoramiento.

Poder romper con eso y acompañar a nuestros niños a poder transitar todas las emociones, sin haber buenas o malas. También aprender a expresarlas.
En el set además de haber caritas con cinco emociones representadas, hay una serie de disparadores para que los padres en su casa puedan utilizarlas como herramientas para poder trabajarlas, a través de un cuento, con algún personaje, identificando las emociones que fue atravesando ese personaje, que puedan decir cómo se sintieron durante el día, teniendo un registro de lo corporal, dónde sintieron cada emoción y habilitarlos al diálogo. Además le sumamos una botellita sensorial de “Mama Rosarienne” (Maru Ibáñez), con quien vengo compartiendo ferias y actividades culturales desde el principio de Plop. Nos pareció una buena idea poder hacer este combo para trabajar las emociones y también todo lo sensorial. Con las botellitas se tiene un momento de calma y relajación, para que sean facilitadoras y habilitadoras del diálogo.

 

 

¿Utilizaste más las redes sociales o debiste actualizarte en algún campo a partir de la pandemia?
Relacionado al emprendimiento en sí, lo que me pasó como emprendedora fue que cuando arrancó la cuarentena me impactó porque dije: “¿Y ahora qué hacemos?”. El mundo se detuvo y acá estamos nosotros, en las redes circulaba mucha información, me pasaba de entrar a Instagram y tener 10 vivos en simultáneo. También me tocó estar embarazada,atravesando la cuarentena que ha sido todo un desafío por los cambios que una va sintiendo en lo corporal/hormonal, no poder ir a las consultas acompañada, hacerme las ecografías sola, sigue siendo todo bastante movilizante. Al principio estaba bastante tranquila en las redes y había optado por no postear, me parecia que estabamos viviendo un momento muy critico en donde no sabíamos para donde íbamos a disparar, así que los primeros 15 días me los tomé para estar en casa, tranquila. Después cuando todo se empezó a activar de a poco comencé a hacer más publicaciones en Instagram, ofreciendo descuentos o alguna promoción para incentivar al público a comprar.

Cuando decidí reactivar después de la primer fase de la cuarentena, tuve una respuesta super favorable, tenía muchas mamás que me consultaban. No estaba realizando envíos y tuve que re organizarme para ver cómo me adaptaba a este nuevo cambio que había pasado a nivel mundial. Las mamás me escribían diciéndome que “ya no sabian que mas hacer con sus chicos en casa, estaban preocupadas”. Plop apareció como una propuesta y el objetivo de estimular las habilidades motrices y la coordinación óculo-manual, la creatividad.

¿Algunos pros y contras del contexto covid?
El pro del Covid-19 fue que a mi me sirvió para tener que ponerme más activa en las redes, que lo tenia un poquito descuidado, priorizo más el encuentro cara a cara, me encantan las ferias y poder charlar con la persona sobre el producto, poder mostrarselo, que puedan ver de qué se trata. Tuve que reconfigurar todo es nuevamente, lo que me sirvió fue ofrecer algún descuento, tapabocas que cosía yo con maquina que tengo y así ir buscándole la vuelta.

Creo que fue un limitante no tener la posibilidad de hacer las ferias, uno se pierde el contacto cara a cara con quien se interesa por el producto, poder dialogar, conocer al niño que se va a llevar el tablero a su casa y ese intercambio, también con los emprendedores.

“Hacer Plop para mí es un placer, podría estar sentada horas y horas en mi taller mini que es en la cocina de mi casa, en donde tengo mi mesa con mis frascos, rodillos, pinceles, tornillos y todo lo que utilizo para el montaje de los tableros. Lo disfruto mucho porque es siempre pensando en que quien lo va a utilizar es un niño, lo importante que es acompañarlos en la crianza y en todo lo que le va sucediendo, más en el contexto de hoy en día, que nos han afectado a nosotros como adultos y poder pensar en los niños, que muchas veces nos sorprenden, son pequeñas esponjitas que absorben todo lo que pasa alrededor. Estoy agradecida de poder llevar a cabo mi emprendimiento y de haberme rodeado y conocido un montón de gente que hace que el camino sea más llevadero y hermoso”, finaliza diciendo Victoria Salvarezza.

Este emprendimiento se encuentra en nuestra Guía Online de marcas emprendedoras y en el Mapa Interactivo.

Contacte con esta marca haciendo click aquí.

Entrevista / redacción: Cande Najmias

by Rosario Diseña

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin