#3 MURRUNILDA, deco y simbología ancestral.

Inspirada en una página de Europa, se lanzó con una idea original y llena de simbolismos: los almohadones celtas.

 

Mirta, o como todos la conocen, Miri Bullon, es coaching ontológica y oriunda de Rosario. Durante muchos años trabajó en relación de dependencia y desde hace un poco más de dos años empezó con su emprendimiento de almohadones de diseño basados en modelos de nudos celtas, Murrunilda. Son diferentes nudos que tienen distintas simbologías de acuerdo a la cultura celta. Actualmente también confecciona accesorios personales y tapabocas.

¿Cuándo “nació” Murrunilda? ¿Cómo surgió la idea?
Murrunilda nació hace poco más de dos años, justamente cuando deje de trabajar en relación de dependencia y decidí dedicarme al trabajo por mi cuenta. Fue inspirado por una página de España, cuando vi uno de los modelos me encantaron y decidí a empezar a confeccionarlos. Cosi toda la vida, aprendí a coser haciéndome la ropa para las muñecas. Mi mamá tiene su máquina de coser antigua, a pedal, y con esa fue que aprendí. Por eso me pareció conveniente inclinarme por el rubro textil para la elección del emprendimiento.

¿Cómo elegiste el nombre del emprendimiento?
Cuando me decidí y pasé a la parte en donde tenía que elegir el nombre, me acordé que hacía muy poco habíamos adoptado una gata y tengo por costumbre inventar o modificar los nombres y que queden como inventados. Me pasó que cuando a penas la vi, me salió decirle Murrunilda. Cuando tuve que ponerle el nombre al emprendimiento me acordé de eso, y qué mejor que ese nombre que me salio del alma. Justamente el logo que es un gatito hace honor a mi gata.

¿Cómo es el proceso para realizar los almohadones /accesorios y cuánto tiempo lleva hacerlos? ¿En dónde se producen? ¿Cuántas personas están implicadas en la producción?
La producción de los almohadones y accesorios se hace en mi casa. Busque en su momento un mueble y un rincón de mi casa para poder transformarlo en el taller. Al principio empecé con telas bastante más coloridas y últimamente me estoy inclinando mas por los tonos neutros, porque de esa manera se puede hacer un stock y que sean adaptables a los diferentes ambientes.
Yo soy la persona que se ocupa de las ideas, de la compra de insumos, de la confección y de la posterior comercialización, incluso de manejar las redes. Soy una persona “multitareas” en esto. LLeva bastante tiempo confeccionar un almohadón, quizás la costura es lo más rápido, pero el rellenado de los tubos tiene que ser de forma pareja. En el armado tiene que quedar proporcional y bien distribuido, y eso lleva tiempo.

 

 

¿Cómo o en qué te inspiras a la hora de crear los diseños?
El modelo que vi por primera vez en esta página de España era uno de los nudos celta, que fue lo que me motivó a incursionar en la cultura celta y vi que habian muchos más nudos de los cuales todavía no estaban transformados en almohadón, esa fue la primer iniciativa en crear y confeccionar modelos exclusivos. Si bien los primeros fueron los que ya existían, posteriormente confeccione nudos nuevos que no habían sido creados anteriormente.

¿Utilizaste más las redes sociales para vender tus productos a partir de la cuarentena obligatoria?
Antes de la pandemia el punto de venta era el Mercado de Frutos Culturales, que está en la franja del río. Nos unimos con otras emprendedoras, formamos un grupo y tenemos un stand. A partir de la cuarentena el tema de afianzar la venta a través de las redes sociales aumentó. Al principio fue una muy buena idea ocuparme de fabricar los tapabocas, fue una manera de hacer producción en el momento en que la gente no compraba otra cosa. Actualmente la venta de almohadones se reanudó, pero el Mercado está cerrado así que el total de la venta se hace a través de las redes.

¿Algunos pros y contras del contexto covid? ¿Sentiste limitaciones al no poder participar en ferias de diseño?
Los contra a partir de la pandemia es principalmente el cierre del mercado, el no poder asistir a las ferias, porque era un muy buen punto de venta. El problema que existió antes y ahora mucho más, es no poder conseguir los insumos. Con los tapabocas, conseguir elástico era toda una odisea. También hacer una mínima compra era todo un tema, ahora ya está más normalizado. A mi me favoreció confeccionar diferentes modelos de tapabocas. Fue un muy buen paliativo para vender, porque en su momento era lo que todos necesitaban. Todavía es un producto para vender con muy buena salida.

Frase que les guste o inspire.
La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la comodidad hubieran permanecido dormidos.

 

Este emprendimiento se encuentra en nuestra Guía Online de marcas emprendedoras y en el Mapa Interactivo.

Para ver sus trabajos y contactarte con ella, te invitamos a hacer click aquí.

Entrevista / redacción: Cande Najmias

by Rosario Diseña