#10 Le Popular: objetos para todos y todas.

Una marca de diseño local, con sentido de pertenencia, lealtad y amor.

 

 

Irene tiene 36 años, es de Rosario, vivió varios años en Calafate y es quien está detrás de Le Popular. Con raíces de familia muy conectada al arte, literatura y política, decidió estudiar bellas artes, dibujo y maquillaje, hasta que en el 2006 estudió y se recibió de diseñadora gráfica. “Tuve siempre una conexión muy grande con la moda, con una necesidad de decir y expresar a través de la ropa y objetos. Siempre pensé que lo que llevamos puesto dice mucho de nosotres”, confesó Irene.

Sus comienzos
Le Popular hace remeras tazas y cuadros. Nace a partir del asombro de Irene al ver personas que llevaban remeras con caras sin saber de quiénes se trataban. A partir de allí le pareció interesante estampar personajes que habían interpelado, que tenían ideas nuevas y que transformaron.

Irene cuenta que después de casi 15 años de vender ropa y trabajar para otras marcas, decidió soltar los temores, hacer visible lo que tenía en la cabeza y compartirlo con otres.

 

 

“La historia del nombre de la marca es en relación a mi compañero, cuando pensamos juntos un nombre que pueda sintetizar el espíritu de la marca, él me propuso Le Popular. Hay una manera generalizada de pensar que lo popular siempre tiene que ver con lo vulgar o con algo que no puede ser visto como un hecho visualmente atractivo y eso es una falacia absoluta, no tiene por qué serlo. Ponerle Le Popular fue como darle una vuelta de rosca a la palabra, hacerla de alguna manera refinada a propósito, irónicamente, buscando darle un atractivo distinto. La idea simplificada de nuestra marca es que podemos tener productos súper atractivos y terminados de una manera prolija, que tenga detalles y que la experiencia de comprar en Le Popular sea una experiencia gratificante, alegre, romántica, divertida y que sea popular, para todos y para todas”, comentó Irene en conversación con Rosario Diseña.

 

 

La creación y el desarrollo
El camino que se hace primero es el de la investigación, decidir a quién se estampará, por qué, pensar los colores que pueden identificarse con esas personas, buscar los objetos que hablen de una síntesis de la actividad que hacen o el legado que dejaron.
“El producto en transformación se lo empiezo a mostrar a mis amigues, lo discutimos, muchas veces me dan opiniones que están buenas y sirven mucho, otras se arma como una discusión en torno a los personajes y ahí termina surgiendo la elección del personaje y lo que lo va a definir, el color y demás”, dijo Irene.

Ella realiza el diseño de los personajes y explica que la cabeza de la persona por lo general es de un momento importante de su vida y el cuerpo puede representar otro momento.

 

“Cuento con personas que me ayudan mucho, las chicas que me estampan las tazas de Ay caramba Diseños y Toti de Taller Meraki, después los chicos de Estudio 24/1 que estampan las remeras, las cosen y demás. Ellos tienen una parte muy importante porque discuto el corte de la remera, el largo, la tela. Desde el primer momento cuando decidí que hubieran remeras en Le Popular pensé en la calidad, quería que sea algo bueno, de algodón y de estampa artesanal, que no se fuera con el agua ni que tenga pelotitas al tiempo de usarla”, comenta Irene y agrega: “La elección de la paleta de color de Le Popular busca ser una paleta vintage pero además tiene que tener un toque romántico entonces elijo colores pasteles. Es una marca que el vehículo principal es el amor por el otro,entonces me inspiro en colores más vinculados a lo romántico”.

 

En cuanto a los objetos que más le gustan Irene declaró que son las remeras, pero que los tres objetos que presenta la marca le producen satisfacción. “Los cuadros que son en donde yo más intervengo, porque los pinto a mano, me gustan mucho y me parece que cambian un espacio. Viene a ser también como un culto de las personas que admiramos y poder compartir con otros eso que nos da orgullo y nos gusta”.

 

Contexto actual
Durante la cuarentena Le Popular lanzó un nuevo producto, un tamaño más pequeño de los cuadros que ya hacía. “Trabajaba con cuadros de 15×21 y saqué un tamaño de cuadro más pequeño, lo pensé como una opción para poder coleccionar o regalar y que sea más económico que los demás”, declaró la emprendedora y agregó: “Lo que tuvo de bueno que tuvo el contexto Covid es que se pudo unificar el canal de venta, que lógicamente es online y tener un único canal de venta simplifica. La contra principal es la falta de insumos, atrasa mucho la producción, tuve que frenar la producción de las remeras porque los colores de las telas no estaban. También el no tener un contacto más fluido con el cliente que es lo que sucede en las ferias, al conocerlos y poder charlar, eso lógicamente en este contexto no lo tenemos.

«Hoy las redes son la principal vía de contacto y por suerte llega mucha gente a Instagram recomendadas por otras que compraron, eso está buenísimo y me pongo muy contenta. Hay una frase que usamos en Le Popular que es si te gustó, contale a un amigue, es la idea de poder compartirlo”.

“Es un enorme orgullo poder participar de una feria como es Rosario Diseña, que además me parece a mí como a todes los que participan de las ferias, es una experiencia que nos permite hacer visible todas las cosas que hacemos y que las chicas puedan armar algo para que todes tengan su espacio me parece alucinante y la verdad lamento no haber podido disfrutar más de eso porque después llegó la pandemia”, concluye diciendo Irene.

Este emprendimiento se encuentra en nuestra Guía Online de marcas emprendedoras y Mapa Interactivo.

Contacte con esta marca haciendo click aquí.

Entrevista / redacción: Cande Najmias